2020

Estoy vulnerable, latente, latiendo,
soy una rosa roja que se derrite en el pavimento cálido de la primavera.

No me voy a culpar por florecer ahora, ni nunca.
No les voy a justificar.
No me voy a cuestionar la violencia de la que soy objeto.
Es un proceso compuesto y no necesariamente lineal.
Es cíclico y repetitivo.
Es personal.
Es doloroso.

No voy a cuestionar mir propias percepciones,
ni voy a colocarlas bajo la luz de la duda.
No voy a desestimar el miedo y el sudor helado
recorriendo mi ser.
No voy a ignorar la rigidez del acecho, de la amenaza velada entre penumbras y palabras.
No voy a ser parte de la complicidad que legitima el abuso.
No voy a adjudicarme responsabilidades que no me corresponden.

I’M NOT GIVING UP.

Tristeza de la ciudad, por favor no vuelvas

Ha pasado tiempo desde la última entrada publicada (5 años, para ser exactos), algunos atardeceres y amaneceres han quedado atrás, aguas de diversos manantiales han pasado por los ríos y han ido a morir a los océanos…

9 años desde la creación de De cara al Sol, ¡qué rápido! Y qué vano, sí, lo es, como todo en la vida; sin embargo es un pedacito para compartir.

Let´s spark!

“Yo soy mi pensamiento, por eso no puedo detenerme”

 

“Eché una mirada ansiosa a mí alrededor: presente, nada más que presente. […] Se revelaba la verdadera naturaleza del presente: era todo lo que existe, y todo lo que no fuese presente no existía. En absoluto. Ni en las cosas, ni siquiera en mí pensamiento. […] Pero hasta entonces creí que se había apartado simplemente fuera de mi alcance. Para mí el pasado era sólo un retiro, otra manera de existir, un estado de vacaciones y de inactividad; al terminar su papel, cada acontecimiento se acomodaba juiciosamente en una caja y se convertía en acontecimiento honorario; tanto cuesta imaginar la nada. Ahora sabía; las cosas son en su totalidad lo que parecen, y detrás de ellas… no hay nada” (Sartre, 1975, p. 111).

Sartre, J.-P. (1975), La náusea, Buenos Aires, Editorial Losada.

SAM_1791

Salvia divinorum

Esta planta mágica mazateca es innigualable, su principio activo es la salvinorina, único en su especie pues no es un alcaloide ni un alucinógeno, en cambio, causa un efecto onirógeno, esto significa que dispara el mecanismo cerebral que cambia el estado de vigilia por el estado de sueño, pero reteniendo el estado de conciencia: dimensiones.

Las hojas de Salvia Divinorum sirven para curar males del estómago y varias afecciones más; el extracto (fotografìa) es una especie de condensado que, personalmente, no recomiendo, pues es muy fuerte y caro, es innecesario… nada como la hojita 🙂 ❤

SAM_3837

Actualización 05/07/2013:

Es probable que durante la administración del presente gobierno el estatus legal de la planta cambie radicalmente.

 

A medianoche.

No tengo recuerdos en casa. No muchos. Estar en el presente. La mejor infancia de las mejores. Lo fue. Ahora. Pasa saliva y los labios tiemblan. Diferente. Dejar y volver a comenzar. Tienes la oportunidad de cambiar. Esencia. Nadie conoce lo anterior a esto. Recordar cada cosa en su lugar. Desesperación. Interna. Nada permanece, complicado aceptarlo. Necesitas volver. Nunca volví a llamar, tenía razón. Por etapas. Claro, principio-final. ¿Qué tan lento pasa? Piensas qué dirás. Respeto. Ahí no. Acá más o menos. Cuauhtémoc. Incredulidad. Estuvo bien. Tienes lo del día. Sólo. Y lo que almacenas. Já, olvidé lo que iba a escribir. Divagar. Enfócate, es cuando las calles eran el doble. Funciona como impoluta. Algunos ven.  No arrepentirse. No acumular ganas. Jaja, intentar moderarse. De todos. Silenciosa. Mis memorias fragmentadas.

machupicchu2.jpg
Septiembre, 2006.